Divertirse hasta morir: El discurso público en la era del show business
ISBN: 8479480467
EAN13: 9788479480462
Language: Spanish
Pages: 154
Format: Paperback
Select Format Format: Paperback Select Conditions Condition: New

Selected

Format: Paperback

Condition: New

$17.17
Quantity
88 Available

Select Conditions
  • New $17.17 Divertirse hasta morir: El discurso público en la era del show business
Book Overview
Neil Postman, con Huxley, se pregunta de qu nos re mos y por qu hemos dejado de pensar, y dirige sus respuestas a la televisi n y a su modo entretenido de presentar, que ha transformado dr sticamente la pol tica, la educaci n, el periodismo, la ciencia y la religi n. Recordando la frase del actor presidente norteamericano Ronald Reagan (La pol tica es igual que el show business), Postman se lamenta de la muerte de la palabra impresa, con pasi n de profesor y melancol a de sabio historiador.El principal error de la cultura del entretenimiento, seg n Postman, consiste en el hecho de que produce vastas cantidades de informaci n sin ofrecer ning n contexto para la comprensi n, lo que provoca la inutilidad de dicha informaci n (...). La televisi n comercial obliga a los espectadores a tener una conciencia fracturada, con su omnipresente y ahora... Esto, cuando pasa a su tarea de vender. Timothy Erwin, Michigan Quarterly ReviewNeil Postman dibuja una sociedad que camina, aceleradamente, hacia la estupidez colectiva, en un marco de libertades formales in tiles porque nadie las podr ejercer, por desconocimiento, en un mundo universal donde cuatro grandes comunicadores -viejos actores, deportistas famosos, presentadores con glamur- ser n los Grandes Escritores omnipotentes y omnipresentes.Josep Bargall , AvuiCon prosa f cil y ejemplos sencillos y brillantes, Neil Postman acaba por provocar la inquietud en el lector, conduciendo sus reflexiones a datos tan significativos como el fen meno de la existencia de una cantidad de informaci n tal que, reforzada por el tratamiento de flash de la radio o la televisi n, acaba provocando un aut ntico descontrol en el ciudadano.Carles Geli, El Peri dico de Catalunya